Javier Solís, recordado por fans Mariachi y canciones. 44 aniversario luctuoso


Pocos artistas ha tenido México en su historia que irradiara un talento inconmensurable, el reconocimiento de todos los estratos de la sociedad de aquel entonces y que aún con todo esto era capaz de exhibir una sencillez, sensibilidad y humildad como Javier Solís. Hoy al conmemorarse el 44 aniversario luctuoso de su partida he decidido traérles esta entrada, sin más motivo que conmemorar a un inmortal de la música mexicana y del mundo entero.

Gabriel Siria Levario, que era su verdadero nombre nació en Nogales, Sonora en 1931, pero migró a la Ciudad de México a muy temprana edad y se instaló en la colonia Tacubaya donde se forjaría su carácter y vería su suerte. Siempre se caracterizó por ser un hombre humilde, porque realmente sus origenes estaban en el barrio. Una persona que estuvo siempre rodeado de la carencia y que sólo llegó a cursar hasta el 5o. grado de primaria, su vida de necesidad forjó un carácter noble y de lucha, tal vez confiando que el destino le estaba esperando la inmortalidad que sólo alcanzan aquellos que han sido dotados de un gran don.


En Javier Solís, era su voz la que haría a su vida dar un vuelco total, desde su juventud la necesidad lo había orillado a desempeñarse en casi todos los trabajos habidos. Decía con orgullo haberse desempeñado como panadero, carnicero y hasta le entró al duro oficio de los golpes, probando suerte como boxeador. La misma falta de bienes materiales lo orillaron a dedicarse a la canción donde finalmente encontraría y forjaría su lugar. Una voz melodiosa, muy rítmica, con gran sensibilidad; impregnando cada una de sus interpretaciones con un estilo único que lo haría elevarse hasta el firmamento de las luminarias.

Los críticos lo acusaron de imitador de un estilo explotado por Pedro Infante, fué la idea de que se intentaban meter a la fuerza a un artista que sustituyera al finado y bien amado ídolo lo que produjo un rechazo de crítica y público en general, más no decayó, se formó un estilo único que lo llevaría a callar vocas y en poco tiempo y a corta edad  convertirse en un ídolo también. Basta escuchar a día de hoy cualquiera de sus canciones para notar un extraordinario timbre de voz, una cadencia que parece ser siempre el idóneo y que es capaz de transmitir sensaciones y sentimientos que nos habrán acompañado en más de una ocasión en momentos de pena verdadera. Fue labrado para él entonces el término de "Rey del bolero ranchero" un mote merecido y muy ajustado a su talento.



Desgraciadamente Dios de lo bueno da poco y a escasos nueve años de iniciada su carrera profesional y después de ganarse con su calidad de voz y humana la admiración y respeto de todo mundo, fallece a los 34 años de edad. Sin duda una pérdida en el mejor momento de su carrera ya que por su espíritu pujante le deparaba mucho más. Una pérdida que a día de hoy aún se lamenta pues apuntaba a los estratos más elevados del firmamento artístico. Sin embargo, no sería la muerte lo suficiente para dar fin a una personalidad y a un talento sin igual, fué el inicio de una leyenda que perduraría hasta nuestros días y extendiéndose mucho más allá de nuestras fronteras.


Gracias Javier Solís por regalarnos en el tiempo corto de vida que estuviste en el mundo tu calidad de persona y por brindarnos melodías que a varias generaciones nos han acompañado en momentos de dolor, de ira, de tristeza, pero también de amor, dicha y gozo. Tu música, por su calidad y sentimentalismo nunca morirá y en cada época siempre habrá un nicho de personas que como yo te recordará y rendirá homenaje desde este humilde blog.

¡Heaaa!

¿Sáben porque a Javier Solís no se lo han comido los gusanos? 
Porque cuando se le quieren acercar les grita: ¡Heaaa! 

Muy malo, lo sé. Les dejo un articulo del periódico ESTO donde hacen un reportaje que conmemora su muerte.






Javier Solís, recordado por sus fans
Mariachi y canciones, en su 44 aniversario luctuoso
Alma Rosa Camacho

Con el auténtico sonido del Mariachi Oro Nacional del maestro Jaime Guadarrama, las voces del pueblo que arribaron en la mañana de ayer al Panteón Jardín hicieron con su interpretación un recorrido musical de la obra discográfica del desaparecido Javier Solís "El Rey del Bolero ranchero", a quien recordaron en su 44 aniversario luctuoso a los pies de su sencilla tumba adornada con un arreglo floral y otras decenas de flores multicolores, veladoras, sin faltar sus fotografías, que incluyó la de su rostro maquillado de "Payaso", nombre de uno de sus hits musicales.

En punto de las 10:30 horas de ayer el sacerdote Samuel Gasca Reyes ofició una misa en memoria del artista -quien creció en la colonia Tacubaya para luego residir en la Campestre Churubusco- con la presencia de la dinastía Solís: sus hijos gemelos Gabriel y Gabriela Solís, las nietas Thalía, Tania y Daniela, como su última esposa y viuda, la señora Blanca Estela Solís.



El padre de la parroquia de San Pedro Xalpa, ante poco más de 300 seguidores del "Rey del Bolero ranchero" resaltó los diez años de vida musical que brindó al público el cantante de 420 melodías y actor de 33 películas.


"Javier fue un hombre artista que nos entregó su música para deleite de nosotros, con las que no sólo nos alegramos, sino hasta de esa misma alegría nos emborrachamos, porque este hecho es algo que nos distingue como México, que es su fiesta. Por eso les digo que uno como pueblo también tiene que aprender de sus artistas, que como él, siempre se manejó con sencillez, humildad, con respeto a todos".


En tanto que la viuda de Javier mencionó:"Les agradezco a todos su presencia, y sé que estamos aquí por el hombre tan querido que fue Javier Solís: sencillo, buen padre, buen hermano, buen esposo, lleno de virtudes".



En entrevista con ESTO la señora Solís anunció el rescate de las poco más de 60 canciones que interpretó dentro de las 33 cintas en que intervino Javier Solís, y bien podrá quedar este trabajo musical en manos del musicólogo Jorge Ibarra para realizar el compacto doble o sencillo para conmemorar el 45 aniversario luctuoso del inolvidable artista.


"Ya iniciamos pláticas con los dueños-productores de los filmes para llegar a un acuerdo y lanzarlas en compacto y conmemorar en grande el 45 aniversario luctuoso, que será en el 2011".


Adelantó que el título tentativo será "Javier Solís... Su canto en el cine", que llevará las canciones desde la primera película que rodó en el año 1960 como "El norteño", al lado de Norma Herrera, pasando por "Campeón del barrio" y "Un callejón sin salida", ambas con la sin par Sonia López, hasta sus tres últimos filmes como "El hombre de la furia", "Los tres mosqueteros" y "Los que nunca amaron" (1966), entre otras.

Biografía de Javier Solís contada por el mismo, muestra de humildad y sencillez.







Comèntame aquì

Buscar este blog

Cargando...

Comentarios recientes

 
▲ TOPO ▲