México y su participación en Sudáfrica, los resultados y su actualidad al hilo.

Bueno, este es un post contra el tiempo. Me había propuesto desde antes que mi blog se hiciera parte del evento deportivo más importante del mundo, ese que mueve pasiones y sentimientos y que nos permiten unirnos como una comunidad global para demostrar en una cancha y con un balón quien es el equipo más capacitado para levantarse con la copa que lo acredite como campeón Mundial.

Selecciones de todo el mundo estarán presente en esta justa, equipos de cada rincón del mundo, de cada continente y es lo maravilloso del fútbol, que se ha vuelto un fenómeno global, aunque vivida de manera distinta y quizá contrastante la pasión se comparte se siente con identidad propia, yendo de la espectacularidad de la hinchada argentina, la torcida brasileña, los famosos hooligans, la espectacularidad de la italiana y la festividad de la afición mexicana. Tendrán un mismo objetivo 32 selecciones, ofrecerán sudor, esfuerzo, garra, sangre y quiza lagrimas con tal de sobresalir, con la intención de mantener su lucha para buscar superar los mismos parámetros auto impuestos por su historia y por sus mística. Esto varía dependiendo del participante y en algunos casos, la representación digna es más una obligación.

El caso particular de México.

Esto es el punto importante de este día y la razón para llevar a cabo este post con premura, la selección mexicana enfrenta en escasos minutos el partido más importante de los últimos 4 años, después de tener el gran honor de inaugurar el evento, los ojos del mundo estarán sobre ellos, ávidos de cada detalle, de cada situación. Para mi lo considero un gran honor, desde un principio dejar claro el deseo, el espíritu, la determinación y la fuerza con la que nuestra selección arriba a Sudáfrica a enfrontar fantasmas del pasado.

Términos como el "quinto partido" se han vuelto obsesión para nuestra afición, "el jugamos como nunca y perdimos como siempre", "el ya merito". Todo esto habla de la frustración que se ha sentido en 4 mundiales consecutivos terminando en la misma fase, en algunas ocasiones muy cerca de continuar la pelea en la siguiente ronda, pero en todas estas ocasiones se ha visto destruida esta esperanza, se ha vuelto una especie de mala costumbre, que por Dios, es el momento de derribar.

Hoy día México tiene la gran oportunidad de trascender, de intentar cambiar su propia historia de decepciones, de ilusiones rotas de manera constante, y es que la premisa es que al equipo se le ve forma, lucha, tesón, ambición y además de todo una calidad que hace ilusionarse de sobrepasar sus limites, de levantar cabeza ante el mundo y demostrarse que su lugar está aún más alto de ese 16vo. que se ha vuelto costumbre, la calidad de nuestros jugadores y de nuestra misma liga debe darnos la pauta para vislumbrar los alcances, pero hay que tener mucho cuidado, estas mismas promesas y expectativa ya han sido levantadas por otros equipos nacionales en tiempos pasados, igual o quizá más capacitados, pero que han caído una y otra vez en una maldita inseguridad en los momentos cruciales que parece haberse convertido en un sello personal de nuestro pueblo. 

Sin embargo, mis palabras juzgan la historia y esta varía cada día, cada instante es un nuevo capítulo y en una época de cambios y celebraciones, la Copa Mundial Sudáfrica 2010 se presenta como una oportunidad única de que nuestros jugadores, representando a toda una nación, sean los portadores de un nuevo espíritu, muchos pueden cuestionar la validez, los alcances y el poder que tienen los deportes en la mente de las personas, yo creo que es determinante, que es muy poderoso, tanto para bien como para mal. Sueños, deseos de unos cuantos representan a millones, pero más importante aún, los hace sentir que son ellos los que se enfrentan a sus propio miedos, a miedos cotidianos y del día a día, hace sentirse capáz de enfrentarse a sus rivales con una balón y dejar claro que en medio de los problemas, nuestra sociedad tiene la oportunidad de levantarse más fortalecida que nunca y con un nuevo rostro, muchos cuestionarán este punto, aunque para mi queda claro, el deporte es capaz de unir a un país a un globo y con su fuerza cambiar las mentes de sus habitantes, mas aún de aquellos pequeños que decidirán el día de mañana y que seguramente recordarán un logro deseado y conseguido.

Es adelantarme mucho, lo se. El día de hoy México inicia su camino, rodeado de dudas e incertidumbre, aunque con un deseo bárbaro de hacer historia, de destruir fantasmas del pasado y marcar los hitos del deporte y de nuestra sociedad misma. Mas´adelante haré un análisis de los que considero serán los resultados de el equipo basado en sus carencias y fortalezas, hoy por lo tanto el tiempo me come y mi pronostico es que México derrotará a Sudáfrica 3-1. Buena suerte México y que tu espíritu combativo que se apodera de ti cada 100 años hoy pueda vivirse en una cancha de fútbol y cambiar la mente de tus jóvenes y niños para diseñar un mejor futuro.

Comèntame aquì

Buscar este blog

Cargando...

Comentarios recientes

 
▲ TOPO ▲