El Harakiri ¿Una muerte dolorosa buscando el honor o un suicidio?

Desde siempre el honor ha sido una de las cualidades mas nobles con las que cuenta el ser humano, no solo significa pose, una silueta o una careta mostrada antes los demas que nos define, es algo interno, es una cualidad que no se simula y que el intentar hacerlo solo resulta en una verguenza. Estos individuos han sido siempre modelos a otros, lideres que arrastran  a miles bajo sus designios, estimulo para el debil para luchar o bien para ser apacible. El honor debe de ser el nivel mas puro de valentia, de nobleza y de orgullo y por ende el estado casi perfecto de una vida que se lleva sin miramientos. Sin duda algo envidiable.


¿Pero que es eso tan valioso que merece toda una vida para protegerse? Que basta un error o una contingencia para perderlo, es algo tan fràgil acaso o mas bien algo que merezca tal minuciosidad. ¿Es necesaria la muerte para salvar una mancha a nuestra persona, es esto una ofrenda suficiente? En el antiguo Japòn lo era, con un ritual llamado Haraquiri (Harakiri) o Seppuku, que era parte de el Bushido (còdigo samurai), asi parecìa que en la muerte desgarrante se alcanzaba la redenciòn.

Desde siempre me ha gustado mucho la cultura japonesa, los còdigos de calidad y en cierta forma de honor que aùn conservan de un pasado glorioso, aquel en el que los samurais eran la ùnica fuerza militar dominante, mas noble y mas justa ya que la victoria de uno sobre otro simplemete dependia de la habilidad con las espada. Se trataba de guerreros orgullosos de su linaje y de su clan, que veian en su Daimio o señor aquel ser digno de toda lealtad sin reserva. Se convertia en su motor de vida, porque sin un señor a quien servir su vida simplemente carecia de sentido. En verdad era una entrega absoluta, era honor y dignidad, era valentia y arrojo por una causa, por un hombre que definia sus vidas y que daba valor a sus existencias. Un samurai sin su señor carecia de sentido, se convirtia en un Ronin.

El ritual en si consiste en entregar la vida de la manera mas dolorosa, para que con ese sufrimiento se pueda lavar la culpa expiar la afrenta que ha llevado a tomar tal determinaciòn. En algunos casos es asi, como una condena impuesta por aquel a que se debe obediencia, para recuperar el honor perdido y volverselo a su familia. En otras va mas allà y es donde se puede catalogar de un acto puro y noble, un hombre intachabla que siempre se dirigiò por la senda que consideraba correcta y que al final de sus dias se ve tentado a mancillarse su orgullo puede buscar esta forma de terminar con su vida, quiza como un escape a una muerte natural busca con el ritual mostrar su gallardia.


Aquel hombre que ha sido orillado por designio de su señor o por una condena autoimpuesta se colocarà en su habitacion momentos antes debiò escribir un poema en el respaldo de su abanico, lo que esta  apunto de hacer es trascendente, arrodillado vestido con un traje blanco desnuda su torso y abdomen, tomando una daga de nos mas de 30 centimetros cubierta con papel arroz para evitar manchar sus manos de la sangre. Se clavarà entonces del costado izquierdo en la zona abdominal y con ambas manos se realizarà un corte hacia la derecha. Despuès de èsto se seguirà con un corte vertical desde el mismo abdomen hasta llegar al esternòn, el sufrimiento vivido en estos instantes es lo que determina la magnificencia del acto. A un costado estarà un espadachìn esperando la indicaciòn para con su afilada espada dar fin al ritual dando un corte a la cabeza del samurai agonizante, mientras mas tarde se solicite la muerte mayor valor tendrà el acto. Esto cuando ha sido una condena dictada por su señor, ya que por lo general se realizaba en pùblico, pero cuando se es en solitario solo se espera una muerte lenta.



Puede paracer exagerado, pero eso ha sucedido atravès de los años, aquellos que son capaces de aglutinar bajo sus ordenes a hombres valientes ha sido la causa de las grandes conquistas. Por eso mismo permanecer a ese selecto grupo es motivo de orgullo y la culpa muchas veces podia ser lavada con la misma muerte.

Asi ejemplos ha habido muchos aun en el Japòn actual, en la que ha sido desarrollado una renacimiento de las costumbres y los còdigos del Bushido, con admiraciòn se idealizan momentos de gloria. Muchas son as historias de soldados japoneses que decidieron su fin asi. Haciendoseles creer que pertenecian a un grupo de hombres distintos de casta, el servir, el que su propia existencia ayudara a un fin ùltimo la promesa de un futuro mejor mas alla de la muerte, enfundaban una espada como simbolo del honor heredado por los samurais, es asi como ante la derrota propinada por los aliados en la Segunda Guerra Mundial se desencadenò un arraigo a dicho acto por la amargura causada, de un mundo tan real colapsado.



Hay que entender un poco la cultura japonesa para poder plantearnos la validez de dichos actos, en un mundo en el que la lealtad y la dignidad iban mas alla de simples portes, el soldado japonès era capaz de ofrecer su vida para conseguir un fin ùltimo, los kamikazes sorprendieron al mundo, aviones tripulados que sin mas se arrojaban hacia las embarcaciones para infringuir el màximo daño al enemigo aun a costa de jamàs ver el desenlace del conflicto, habia una fe ciega en su emperador cuyo origen era divino. De la misma forma en la batalla de Iwojima, una de las mas sangrientas de todo el conflicto, donde soldados nipones se negaban a regalar territorio a las fuerzas norteamericanas, aunque significara pelear cada centimetro, haciendo una verdadera carnicerìa. Sin duda un pueblo tan distinto, que asi con còdigos de ètica adaptados a la actualidad han sabido levantarse de una pasado incierto despues de la Gran Guerra y es hoy en dia una potencia mundial.


Puede parecer un acto loco, pero no hay duda que ver a un hombre arrebatandose la vida de una manera tan lacerante es una mezcla de respeto y admiraciòn para los ojos occidentales. En un mundo cada vez mas decadente en el que los valores se han perdido, los hombres de este tipo  capaces de vivir y morir por un ideal y por una causa mas alla de su bienestar, parecen haberse extinguido y no queda mas que recordarlos con admiraciòn.

Comèntame aquì

Buscar este blog

Cargando...

Comentarios recientes

 
▲ TOPO ▲