¿Clàsico Amèrica contra Guadalajara contra Cruz Azul contra Pumas? todos hacen clàsico

Se acerca en estos dias un partido especial para los que presumen ser fanàticos del futbol, no solo aquellos que siguen a X o Y equipo, es un encuentro que llama la atenciòn de casi todo el argor futbolistico, el partido Amèrica - Cruz Azul serà un capìtulo mas de una rivalidad que cada año se vuelve mas intensa, es verdad que ùltimamente uno de los principales atractivos del encuentro era el de saber que tanto se prolongaria la paternidad aceptada de las aguilas sobre la màquina, partidos tras partidos siendo derrotados y a lo mucho sacar un empate durante años sin duda causaba resentimiento e impotencia en las gradas de la aficiòn azul.


Sin embargo hoy dia creo que el atractivo del encuentro lo pone el propio Amèrica y esa que parece ser la recuperaciòn de una mìstica y una garra que desde hace un buen tiempo se habia perdido, paulatinamente se estaba convirtiendo en un equipo mediocre del que solo quedaba recordar glorias pasadas para sentir de nuevo orgullo, pisoteado por equipos pequeños tan solo se les pedìa ante la incapacidad de buen futbol dar una derroche de orgullo por la instituciòn, de amor a la camiseta que defienden y que para millones es algo de lo mas importante, era impotencia verdadera estar frente al televisor, viendo a un grupo de once jugadores caer una y otra vez ante sus propias carencias y debilidades, ver por los noticieros las decisiones hechas por los directivos que parecian hechas a ciegas, pareciendo llevar oculto una intenciòn de matar una pasiòn como la que despiertan los azulcremas.



Lo he dicho antes en este mismo espacio, perdì mucho de lo que presumìa en mi aficiòn por el equipo de Coapa, me sentia orgulloso de aùn con sufrir las burlas de la mitad del paìs habìa tambièn una comuniòn invisible con aquellos que compartian nuestros gustos, grupos de amigos reuniendose en partidos importantes y la algarabia en aquel 2005 acompañados de carne asada, cerveza y de todo lo necesario para hacer mas memorable ese campeonato. Mi equipo era especial, ganaba con autoridad y cuando caia lo hacia como se esperaba, corriendo hasta el ùlrimo instante del encuetro, barrièndose con tenacidad para arrebatar la pelota y sobretodo, aun cuando parecìa superados siempre buscar el arco rival. Todo se fuè esfumando.


Un dia me extrañe como no tenìa idea, descubrì que el equipo de mis amores jugaba ese dia, para mi habia pasado totalmente desapercibido, simplemente el encuetro se diò y solo alcance a ver el resultado a travès de internet, me diò mucha tristeza, porque sabìa que algo especial estaba muriendo, no en las oficinas ni en el campo del Azteca, era algo dentro de mi que se desmoronaba de manera lenta pero constante. Mi aficiòn por el equipo mas odiado de Mèxico, el que despierta siempre polèmica, el que acapara las criticas y que por el poderìo de sus dueños, parece tener todo a su favor y aun asi ser incapaz de sobresalir. Me estaba dejando de importar lo que pasab, lo que hacian, las estadisticas, solo escuchaba que estaba mal, que empataba o con dificultades arrancaba un punto de sus rivales a los que en una època gloriosa veìa con desdèn.

El una vez orgulloso y poderoso equipo se veia chato, pobre, incapàz, pero lo mas importante, habia perdido la mìstica, esa que tienen los equipos grandes de saberse favorito en cualquir escenario, que se plantaban en cualquier cancha con la ùnica misiòn de ir hacia adelante, de agobiar al rival, de hacerlo retroceder, de desconcertarlo a tal grado que llegaba a arrollarlo, por eso los partidos contra Amèrica eran especiales, por eso llena todos los estadios que visita, porque se tiene aun un poco de eso, el saber que es un rival odiado y que tambièn tiene la obligaciòn de vencer a cualquiera, pero solo queda eso, ilusiones pasadas. Paso de ser un puntero a solo andar alli flotando entre la mediocridad y lo justo, solo animando el torneo para que otros se coronaran, dejando de participar en muchas liguillas por su pobre rendimiento y en algun momento hasta amenazandolos la sombra del descenso.

Pero hay noticias para gente como yo, en su momento en una critica ya pasada cuestionè con todo la llegada de Lapuente, un entrenador muy capaz, pero que parecìa ya haber ofrecido todo a la instituciòn en su ùltima ètapa, critiquè tambièn a Matìas Vuoso, un jugador que nada màs no me convence, mucho menos por darle de premio pasar a las Àguilas despues de fallar un penal en la final cuando aùn formaba parte del Santos Laguna. El aquipo formado simplemente parecìa ser mas de lo mismo, las mismas promesas de siempre iniciando un nuevo torneo que se veìan destruìdas a mitad del torneo con un equipo pobre y sin garras. Lo se, quizà ya soy de una època muy pasada, para poder recordar esas èpocas gloriosas, pero tambièn me hace añorar que vuelvan.

Yo no me voy cuando el barco se hunde ni regreso cuando parece virar el rumbo, lo mio es mas sencillo, vi como mi equipo se despojaba de su mejor caracterìstica, la lucha y el orgullo por una història de blazones, que nos permitìa andar con playera con un perfil pedante, no me importaba que ganara o perdiera, mientras la constante fuera lucha y sobretodo espectàculo, dar de que hablar. En esta època no me importa si sigue igual en cuestiòn de logros, prefiero verlo caer cara al rostro 5 - 4 que verlo ganar 1 - 0 y metido en su arco para defender la ventaja, pero si vuelve el ataque como premisa imponente sobre cualquier otra postura, volverè de nuevo, porque la aficiòn no se muere ni se calla, ya lo ven la mìa solo duro unos meses en que me senti desepcionado. 


Si amigos, con la llegada de el mayor estandarte del que hace gala una instituciòn tan històrica, la ùnica junto con Guadalajara que nunca ha descendido desde que iniciaron la etapa profesional del futbol mexicano. Carlos Reinoso sin duda comprende el amor que se tiene por el equipo de sus amores, fue èl como un jugador genial y como un estratega pràctico el artìfice de una de las etapas de mayores glorias de las Àguilas del Amèrica. 


Parece que bajo la batuta del maestro los jugadores han sido inyectados con esa mìstica que parecìa haberse difuminado, pero que es claro que debe de presumirse siempre, el salir a afrontar a todos los equipos por igual, con el ataque como su mejor defensa ante su rival, es verdad, aun lo recuerdo, Reinoso ya fracaso de manera estrepitosa en su ùltima ètapa con Amèrica, pero hoy es una nuev historia, una que parece estarà pintada con los tintes del esfuerzo, de la garra, de la entrega, de la pasiòn, de la platica constante, de la mìstica y todo esto darà como resultado un equipo glorioso,de triunfos y que se elevarà de nueva cuenta como el equipo mas importante y el que mayor expectaciòn provoca en nuestro futbol.

El que Amèrica ande bien son buenas noticias para todos, para sus rivales sin duda, con mejores entradas en las visitas, pero tambièn ayudarà a mantener ese encanto, ese velo que acompaña a equipos grandes como a èste, el que tiene en Santa Ûrsula su nido y con su salud, màs equipos desearàn hacer con Amèrica un nuevo clàsico, por lo pronto, el por unos llamado "Clàsico  Joven" tendrà un nuevo capìtulo este domingo y aùn con bajas importantes, hago como siempre lo habìa hecho, de America el favorito para llevarse el triunfo.


Aqui un homenaje al mejor jugador extranjero que ha tenido nuestro paìs, el genial Carlos Reinoso, un verdadero regalo desde Chile para la aficiòn mexicana.




Comèntame aquì

Buscar este blog

Cargando...

Comentarios recientes

 
▲ TOPO ▲