América y sus contrataciones para el Apertura 2010.

Parece ser ya rutinario, es algo que extrañamente y desgraciadamente se hace más común a cada día, lo es tanto que ha dejado de ser noticia. El manejo que se hace de uno de los clubes de futbol más importante de nuestro país es sinónimo de apatía y total desinterés por parte de los directivos. Me sorprende que sea una cosa tras otra como si el hacer las cosas mal fuera lo deseado y la misión de terminar con la grandeza del Club América un fin buscado.


En lo personal me molesta muchísimo lo que ocurre cada final de temporada y cada inicio de ellas. Se pone a prueba la ineptitud de aquellos que deberían velar por la consecusión de titulos, por dejar clara la supremacía sobre los demás clubes de nuestro país. Tristemente en los días actuales vemos como todo se pudre de nuevo, resultando en una mala planeación, en decisiones además de absurdas y ridículas ya deprimentes. Claro ha quedado que Michel Bauer no está hecho para esa tarea y es que no es lo mismo ser un exitoso ejecutivo dentro de Televisa a encargarse de un equipo con tanta estirpe y mistica como el que nos ocupa. Desde su llegada en 2008 no ha habido un solo argumento que amerite el que el dueño le siga dando tanta confianza ante un trabajo pobre y que pareciera hecho con desgano.

Con él se ha vivido el desvanecer de lo último que presumía un equipo que lleva años sumergido en una verdadera crisis, la pérdida de la garra y el tesón que aún en tiempos de muy malos resultados, lo dejaban claro, como el orgullo ante la humillación y siendo conscientes de la historia y logros del club. La pasada eliminación ante Toluca ya no pareció sorprender a nadie, lo dije, se ha vuelto pan de todos los días. La mediocridad y la pérdida de verguenza orillaron a los jugadores a ser displicentes. Se ve al equipo desorientado y sin metas claras. Eso es algo humillante para sus fans, que ha dias actuales no encuentran argumentos para soportar críticas tan marcadas y llenas de razón. El equipo pierde con puntos y campeonatos su magnificencia y poderío.


Los últimos movimientos no hacen más que reforzar lo que se viene dando cada temporada, movimientos que parecen ser hechos con los pies nulos de razón lógica y más aún, cayendo en lo ridículo. No lo digo tanto por la contratación de Manuel Lapuente como timonel, ya que aunque me parece un movimiento desafortunado, por lo menos ha tenido mucho que ver en los últimos campeonatos del equipo, uno como director técnico y otro como, ¡jaa! olvidé el puesto que se le inventó para justificar el tenerlo apoyando a Mario Carrillo en el campeonato de 2005. Aún con estos logros es un entrenador resultista, con nulo espectáculo y que creo yo, poco tiene que ofrecer ya. Además de traer tras de si un mundo de intereses, ya sea con promotores o jugadores, todo esto para sacar más provecho de negociaciones con jugadores y su participación y continuidad en la alineación titular, que por el bien del equipo. Es famoso por ésto.

Creo que esto era poco comparado con lo que se tenía que vivir todavía, a mi parecer uno de los más grandes desaciertos y que tiene tintes hasta vergonzosos fue la desafortunada contratación de Matías Vuoso, después de su decepcionante participación en el Apertura 2006 anotando solamente 5 goles y que dejó con un muy mal sabor de boca a toda la afición. Ahora el americanismo se pregunta ¿qué logros ha tenido dicho jugador como para que vuelva a darsele una oportunidad en uno de los equipos más importantes de México? Ninguno, solamente hacer el ridículo en la final pasada, siendo la verdadera causa de la derrota y pérdida del título de Santos Laguna, dudo lo quisiera después de tal exhibición cualquier equipo, pero como equipo de retazos y que gusta de llamar la atención para mal, tuvo que aparecer el América en lugar de enfocar toda su atención y recursos en alguien como Damián Álvarez que le fue ganado por Tigres, a dar la nota. Vaya premio para el jugador, después de un enorme fracaso se gana el volver a un equipo donde ya había fracasado de manera estrepitosa, pero que más da, se está volviendo rutinario y ya no causa tanta sorpresa en una institución que se está caracterizando por premiar la mediocridad. Haciendo efectivos prestamos de Rivas y Sandoval que más se puede esperar.

Lo dicho, se acabaron las épocas donde la directiva llamaba la atención de todo el fútbol mexicano y hasta del sudamericano por sus contrataciones, se acabó la época en la que su afición se ilusionaba con el título a sabiendas de que la directiva utilizaba todos sus recursos, económicos y humanos para presentar un cuadro digno y que sobresaliera sobre los demás y aunque al final no lo resultara siendo. Esos tiempos parece que están muriendo y con ellos la mística y blasones del equipo más polémico y que le da sabor a nuestra liga. Hoy ya no sorprende que se comentan errores tan garrafales, la nota sería que se hiciera algo bien, cosa que como se vislumbra, está muy difícil que pase. 


A los directivos y a su dueño no parece importarle, ni que se hayan visto alcanzados por Toluca en el número de títulos y que al ritmo que van seguramente superarán en poco tiempo a Chivas también, tampoco que sea un equipo de risa que lo único seguro es que no pasará a la liguilla y si lo hace, sólo a ser sparring de los verdaderos protagonistas, tampoco que su afición sea la burla de medio mundo. Hasta hace poco no importaba, pero cuando se hunde cada vez más en el hoyo y la luz se deja de ver es cuando se debe te encender la alerta. Ojalá este equivocado y las contrataciones siguientes y el trabajo del cuerpo técnico me permitan ver el renacer de un equipo legendario y símbolo de nuestra liga, así con gusto y alegría tendré que tragarme mis palabras. 



Comèntame aquì

Buscar este blog

Cargando...

Comentarios recientes

 
▲ TOPO ▲